27 años analizando el campo almeriense...

Pasa el tiempo y el campo almeriense parece cada vez más el cuento de la
rana sumergida en una olla llena de agua y puesta al fuego, la temperatura
sigue subiendo pero como la rana parece no darse cuenta del peligro, terminará cocida.

Caso diferente es cuando a la rana la ponen en una sartén con aceite
hirviendo, en ese caso el anfibio siente el peligro y es capaz de dar un salto
y a pesar de salir con algunas quemaduras, salvar la vida... como ocurrió
no hace tanto con la mal llamada “crisis de los pepinos” y la reconversión
rápida de los cultivos a control biológico.

Celebramos las vigésimo séptimas Jornadas Técnicas Agrícolas, 27 años
tratando la actualidad del campo almeriense, y volvemos a hacer una
análisis con un diagnóstico seguro: El sistema de producción avanza y es
capaz de superar y encontrar solución a todos los obtaculos que van
apareciendo, como el nuevo ataque de virosis a los cultivos de calabacín
transmitido por la mosca blanca, pero no es capaz de organizarse y crear
una fórmula de comercialización moderna, profesional y coordinada que
permita al agricultor obtener una rentabilidad garantizada y necesaria para
seguir avanzado.

Paralelo a los primeros intentos de unificación de la oferta, van
apareciendo en nuestro campo pequeños puntos que ofrecen mayor
beneficio económico para el agricultor, pero, ¿A cambio de que?, ¿De más
trabajo?, ¿De más incertidumbre?, y lo más importante, ¿Se mantendrá en
el tiempo?.

Esta jornadas vamos a analizar la actual situación con profundidad y con algo de pasión,y también con la esperanza de darnos cuenta que los agricultores somos la rana.

¡No puedes faltar!