No te pierdas la magnífica charla que Andrés Montero nos regalo en estas últimas jornadas, todo un alarde de talento y facilidad para contar las cosas de manera sencilla, divertida y amena, pero directo a la línea de flotación de todo aquello que nos impide avanzar como sociedad, como empresarios y casi casi como españoles. ¡No tiene desperdicio!